jueves, 14 de agosto de 2014

Se fue Jiménez al Atléti

Las opiniones son millones, en realidad fue la primera vez que un delantero americanista y mexicano salió por la puerta grande con destino a Europa. El campeón de España al horizonte. El goleador estrella en México y un mundo globalizado hicieron que Raúl Jiménez se fuera en un clima diferente.



Su familia por un lado acompañándolo, esperando para poder tener unos minutos a su muchacho, para abrazarlo, llorar, sentir su partida, de esas que te sacan las lágrimas, pero de alegría. Ejemplo claro de superación, de que has sido el mejor y tienes un justo premio. Y es que en esta ocasión, exagerando, hubo dos decenas de aficionados americanistas para despedirlo; incluso dentro del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México los gritos de "Aupa Atleti" sonaron en varias ocasiones.



Para el americanismo en general invade la nostalgia, pero una cosa es cierta. Raúl dejó de ser parte de nuestro equipo y eso nos guste o no, hay que asimilarlo. Darle la vuelta a la página. Se le agradece el título y los goles que nos regaló, incluso su talento le dio para una chilena inmortal con la Selección Mexicana. A ese grado llegó su fútbol. Y la polémica que ha sido siempre parte de su personalidad ya le tenía algunos problemas con la afición por la que jugará. Su amor por el Real Madrid es una lección que debió aprender, una polémica similar cuando vestía de amarillo queriendo al celeste. Parece que es parte de su adn atraer ese tipo de curiosidades. Y a título personal, me da gusto que su madridismo haya sido causante de problemas. Porque para mí ese equipo es nefasto, es una tienda de playeras que dejó de ser un equipo. Retransmito palabras de Jorge Ramos.




Si no habló ante los medios de comunicación fue porque las cámaras, los reporteros y fotógrafos se comportaron como animales irracionales. No es la primera vez que pasa, pero que imagen dejan. Bien dijeron los presentes ayer en el AICM. "Reporteros muchos... periodistas pocos".  Y mientras cadenas como TVC, Univisión, ESPN y Fox Sports cumplían con su labor de forma ordenada afuera de la casa de Raúl. La otra cara y el lado obscuro de la moneda estuvo en el Aeropuerto.

Para ser sinceros parecían prensa de espectáculos correteando a una actriz que tuvo un escándalo por X o Y circunstancia. Inclusive como para seguirlo casi hasta subir al avión. Tirando obstáculos y alterando el orden dentro de uno de los complejos con mayor seriedad en el país. De pena ajena.